NADA, Carmen Laforet

9788423342792 (1)En una época tan oscura y triste como fue la postguerra en España llama la atención que una mujer, Carmen Laforet, pudiera no sólo ya escribir y publicar una novela, sino que ésta llegara a cosechar tanto éxito y tantos reconocimientos, incluido el prestigioso Premio Nadal.

Nada (1944), es la historia narrada en primer persona de Andrea, una chica que se muda a Barcelona para estudiar en la universidad y que se alojará en casa de sus parientes en un piso de la Calle Aribau.

Carmen Laforet tuvo que aclarar en varias ocasiones que Nada no es en ningún caso  un relato autobiográfico, a pesar de reconocer que, igual que Andrea, también ella fue una joven estudiante en la Barcelona gris y sombría de aquellos años y que incluso llegó a vivir en un inmueble de la Calle Aribau.

El microcosmos de la Calle Aribau

Desde el primer momento aquella familia se revela como un grupo de personas atormentadas por el pasado y atenazadas por la pobreza, que no tienen más remedio que convivir en el mismo espacio a pesar de aborrecerse unos a otros.

Su estancia allí es una pesadilla para Andrea, que no logra conectar con ninguno de los otros habitantes: la desagradable tía Angustias, la pobre y decrépita abuela, la pérfida y a la vez estúpida criada, Antonia, y sobre todo la demencial pareja formada por Juan y Gloria, con bebé incluido, un matrimonio roto que se balancea bruscamente entre el amor y el odio, la violencia doméstica y el rencor, dando lugar a toda clase de escenas bochornosas que hacen la convivencia imposible.

definitivas1

Tan sólo su tío Román, tal vez el ser más excéntrico y misterioso de ese abanico de personalidades perturbadas, despierta en ella cierta curiosidad y fascinación, aunque tampoco puede evitar sentir rechazo hacia él por sus malos modales y su crueldad.

En definitiva, una atmósfera insana reina en el miserable piso de la calle Aribau, un microcosmos enfermizo donde nadie es feliz y en el que Andrea se siente una extraña.

El otro ambiente en el que se desarrolla la acción es diametralmente opuesto: la universidad, los compañeros de clase, los amigos… Ena, Pons, Iturdiaga, Guíxols y los demás aportan luz y aire fresco a la vida de Andrea. Sin embargo, también allí se siente en cierto modo desplazada. Todos ellos son “niños bien”, de familias adineradas y que disfrutan de una buena calidad de vida (dentro de los parámetros de la Barcelona de los años posteriores a la Guerra Civil, claro). Andrea en cambio es pobre y su flaca asignación apenas le da para alimentarse correctamente, una realidad que ella se esfuerza por ocultar ante todos.

Andrea vive todo esto con gran reserva, sin exteriorizar sus ideas y sentimientos. Cuando alguien le pregunta qué le sucede, su única respuesta es esta: nada.

“Me estaba dando cuenta yo, por primera vez, de que todo sigue, se hace gris, se arruina viviendo. De que no hay final en nuestra historia hasta que llega la muerte y el cuerpo se deshace…”

Y es que, por encima de todo, esta es una novela existencialista, muy en la corriente de la época, en la que Andrea representa el grito desgarrado del que necesita huir.

El estilo de Laforet

El estilo que usó Carmen Laforet para escribir esta novela es curioso, pues combina una prosa elegante y sentimental en los párrafos descriptivos con un lenguaje coloquial para los diálogos, muy realista y en ocasiones también vulgar y desagradable.

carmen-laforet-una-marioneta-del-feminismo
Carmen Laforet (1921-2004)

Nada está tan bien escrita que la sensación opresiva y angustiosa que pesa sobre la pobre Andrea durante todo el relato acaba contagiando al lector. Al menos, es lo que sentí yo.

No parece que la narración avance, pero sí lo hace, de forma lenta y magistralmente medida, desvelando gota gota los secretos de la familia, los orígenes de cada uno de los conflictos, el lado oscuro de todos personajes, tanto de los “buenos” como de los “malos”, hasta llegar al desenlace.

Laforet no fue una escritora prolífica, quién sabe si tal vez por el hecho de que su opera prima alcanzara tanta gloria. Quién sabe si también después de eso sintió, igual que Andrea, el peso de la nada sobre sus hombros.

“Unos seres nacen para vivir, otros para trabajar, otros para mirar la vida.”

Si te ha gustado esta entrada no olvides hacer clic en Me Gusta. Y si quieres leer más reseñas tal vez te interese suscribirte a Un Humilde Lector.

 

 

2 comentarios en “NADA, Carmen Laforet

  1. WoW, qué recuerdos, excelente novela. Hoy esta introversión hacia la propia intimidad está de plena actualidad.
    Una novela que marcó un hito en la historia de la literatura española. Lastima que luego la escritora no hiciese una carrera muy destacable.
    Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s