EL RUMOR DEL OLEAJE, Yukio Mishima

rumor oleajeNo soy un gran conocedor de la literatura japonesa. De hecho, creo que existen ciertos códigos culturales que son necesarios para entender lo que se escribe allá, en el país del sol naciente. Yo, desde luego, no dispongo de ellos, lo único que puedo decir es si me ha gustado o no lo que he leído.

Me topé con el aclamado Murakami y me llevé una pequeña decepción (que plasmé en mi reseña sobre Tokio Blues), en cambio mi primer contacto con Mishima fue más prometedor gracias a la belleza que encierra El rumor del oleaje (1954).

Más que una novela la historia que se explica en este libro es casi una fábula. La acción está ambientada en la isla de Utajima, en la prefectura de Nagasaki, en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, aunque no se aborda ninguna cuestión política, histórica o social. Y en este caso, así debe ser, pues todo eso mancharía el evocador y precioso escenario donde transcurre la historia de amor entre Hatsue y Shinji, una historia por cierto llena de obstáculos y dificultades.

Ambos jóvenes descubren juntos el amor y el sexo, pero al mismo tiempo se topan con la realidad de una sociedad tradicional, rígida e inflexible, y con la máxima tan japonesa del cumplimiento del deber y el sacrificio, que siempre está por encima de cualquier deseo o aspiración personal.

mishima-rumor-oleaje-1.jpg

Así vive, por ejemplo, Shinji el momento de abandonar Utajima, su hogar y único lugar que conoce, obligado a embarcarse rumbo a la isla de Honshu.

“Mientras contempló lo desconocido desde cierta distancia, su corazón estuvo en paz, pero una vez subió a bordo de lo desconocido y zarpó, la inquietud y la desesperación, la confusión y la angustia habían unido sus fuerzas y le afligían”.

Aunque no se trata de un género que en principio me atraiga especialmente, la narración llena de lirismo, la descripción de los paisajes, la sencillez y valentía de los pescadores y los viejos oficios tradicionales (magnífica la escena de las mujeres recolectoras de algas que se sumergen sin miedo en el frío y oscuro océano) y muchas otras cosas que se narran en El rumor del oleaje me acabaron cautivando.

hosoe.jpg
Yukio Mishima (1925-1970)

El faro, aislado y solitario, el viejo templo sintoísta, las viejas casas del puerto y sobre todo el mar, con todo lo de terrible, inmenso y poético tiene, son los escenario del pequeño universo cerrado en el que transcurre la novela.

“El mar era el lugar donde se ganaba la vida, un campo ondulante en el que, en lugar de espigas de trigo mecidas por la brisa, la blanca y amorfa cosecha de olas ondeaba eternamente por encima del azul uniforme de un suelo delicado y productivo”.

Como todas las obras de Mishima, el magnético escritor nipón de vida agitada (ver Escritores suicidas), El rumor del oleaje es en realidad una oda a las virtudes del Japón más tradicional y fascinante, ese que ya entonces empezaba a desaparecer, como el propio Mishima lamentaba. En todo caso, un libro hermoso que merece la pena leer.

Si te ha gustado esta entrada no olvides hacer clic en Me Gusta. Y si quieres leer más reseñas tal vez te interese suscribirte a Un Humilde Lector.

2 comentarios en “EL RUMOR DEL OLEAJE, Yukio Mishima

  1. Este libro es una preciosidad. En general, todo lo que escribió Mishima fue hermoso.

    Encuanto a su vida personal, una aventura llena de luces y sombras.

    Un saludo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s