LA PLATA DE BRITANIA, Lindsey Davis

La británica Lindsey Davis creó a finales de la década de los ochenta una peculiar saga literaria en la que se mezclan la novela histórica con la policíaca.

El primer título, La plata de Britania (1989), fue acogido muy bien por lectores de ambos géneros. El experimento salió bien: una lectura entretenida que cumple bastante bien con los requisitos que se exigen a las novelas de misterio sin faltar al rigor histórico.

La acción nos lleva al año 70 d.C. al corazón del Imperio Romano, con Vespasiano en el poder después del convulso “año de los cuatro emperadores”. Nuestro protagonista es Marco Didio Falco, un investigador privado bastante pillo y deslenguado que vive en un cochambrosa vivienda del populoso barrio de Subura. Un día se topa con una joven patricia, Sosia Camilina, que huye perseguida por dos matones, y decide ayudarla.

A partir de ahí, Didio Falco se verá envuelto en una complicada trama de intrigas políticas en torno al robo y falsificación de lingotes de plata procedentes de las minas de Britania. Los lingotes, por su forma, son llamados “cerdos de plata”, de ahí el título original de la novela en inglés: The silver pigs.

Denario de Vespasiano con la imagen de sus dos hijos al reverso.

La estructura de la novela se divide en tres partes. La primera y la última transcurren en Roma, mientras que la parte central narra el viaje de Didio Falco a la fría, lluviosa y todavía salvaje Britania, así como su infiltración en las explotaciones mineras.

“Algunos hombres nacen con suerte. Otros nacen Marco Didio Falco”.

Para ser completamente sincero, debo decir que la parte de “misterio” de la novela es muy inferior a la histórica, aunque ambas en conjunto forman una historia entretenida y de agradable lectura. Los personajes están muy bien perfilados, tanto los reales (el propio Vespasiano y sus hijos y futuros emperadores Tito y Domiciano) como los ficticios, que forman el universo privado del protagonista y representan lo más selecto y lo más bajo de Roma.

En todo caso está claro que toda la trama está concebida para que brille nuestro protagonista. Didio Falco, siempre irónico y descarado, es un tipo sensible dotado de una viva inteligencia, aunque también muestra en ocasiones contar con una débil voluntad a la hora de enfrentarse a ciertas tentaciones, especialmente el vino y las mujeres.

“Me gustan las mujeres vestidas con algo de ropa, así puedo albergar la ilusión de poder quitársela. Si las encuentro desnudas tiendo a deprimirme, ya que eso significa que ya ha habido alguien que ya las ha desvestido o, dado mi oficio, que están muertas”.

En resumen, La plata de Britania es una novela fácil de leer y que proporciona granes dosis de entretenimiento, con diálogos ágiles y brillantes y una ambientación histórica impecable. Tengo que recomendarla a todo el mundo.

Si te ha gustado esta entrada no olvides hacer clic en Me Gusta. Y si quieres leer más reseñas tal vez te interese suscribirte a Humilde Lector.

2 comentarios en “LA PLATA DE BRITANIA, Lindsey Davis

    1. Gracias por comentar, Teresa. A mí también me gustó. Además, la calidad del resto de las novelas de la saga se mantiene bastante bien.
      Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s