EL PLANETA ERRANTE, Fritz Leiber

La reseña de hoy es para una novela que tal vez ha quedado injustamente relegada al olvido, incluso para muchos aficionados a la ciencia ficción: El planeta errante (1967) de Fritz Leiber.

El argumento de The Wanderer se basa en la teoría, defendida por algunos astrónomos, acerca de la posible existencia de un supuesto planeta X, de órbita incierta, que formaría parte del Sistema Solar. Una teoría que vendría a explicar ciertas anomalías gravitacionales cuyo origen se desconoce. Leiber lleva esta hipótesis al extremo e imagina la irrupción de un enigmático planeta que muestra su cara durante un eclipse lunar.

El «Errante», como es bautizado este planeta aparecido de repente, se acerca peligrosamente a la Tierra, capturando y finalmente destruyendo a la Luna, y provocando toda clase de desastres, desde gigantescos terremotos hasta colosales mareas.

La acción se desarrolla en un futuro no muy lejano en el que la Guerra Fría todavía continúa y hay bases lunares soviéticas y estadounidenses. Es una novela coral con numerosos personajes, lo cual crea confusión en el lector en los primeros capítulos. Leiber usa este recurso para mostrar las diferentes reacciones de los humanos ante este suceso cósmico: un grupo de astrónomos aficionados, estudiosos de los platillos volantes, fans de la ciencia ficción… Todos navegan entre el asombro, la curiosidad y el terror.

«En una situación como esta, la ciencia ficción es nuestra única guía».

Para no destripar nada más a los que aún no han leído esta novela, solamente apuntaré que el planeta intruso viene con sorpresa. Y que el final (al menos así fue para mí) resulta de lo más inesperado.

Es cierto que se trata de una novela excesivamente larga y que en algunos aspectos ha quedado desactualizada. Personalmente, no es el tipo de ciencia ficción que más me gusta, a medio camino entre la novela fantástica y la space opera.

Por otra parte, valoro su ambición. Además de unas cuantas escenas abrumadoras y poderosamente descritas, en El Planeta Errante el lector se encuentra con una inagotable catarata de ideas, teorías y reflexiones expresadas en boca de cada uno de los muchos personajes que pueblan sus páginas. Se abren mil y un caminos a la especulación científica (la del momento) y a la filosofía. Cada uno de ellos podría dar pie perfectamente a una nueva novela.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s