LA LEGIÓN DE LOS CONDENADOS, Sven Hassel

Es difícil saber cuánto hay de verdad y cuánto de mentira en las novelas de Sven Hassel, aunque tampoco es demasiado importante. Lo que de verdad cuenta es el resultado. Y lo que es incuestionable es que su opera prima, La legión de los condenados (1953) es una magnífica novela.

Esta obra pretendidamente autobiográfica nos cuenta las aventuras de un grupo de camaradas que forman parte de un batallón de castigo alemán en el frente ruso. Cuando se publicó supuso toda una novedad, pues era una novela sobre la II Guerra Mundial contada desde el otro lado. Tiene su mérito, si tenemos en cuenta que apenas habían pasado siete años desde el final del conflicto.

Eso sí, los protagonistas son cualquier cosa menos nazis convencidos. En la primera parte se relata la historia del propio Sven, alemán de origen danés juzgado por traición y enviado a un campo de concentración. Después será liberado, pero solo para ir a parar a un pelotón de castigo. Esa es la trama de la segunda parte. La Wehrmacht, el ejército alemán, necesita «carne de cañón». ¿Qué mejor que recurrir a delincuentes comunes para las misiones más duras y peligrosas?

En esa «legión de los condenados» conocerá a sus compañeros de aventuras, rateros y delincuentes de poca monta como el Viejo, el Legionario, el Hermanito… Y sobre todo Josef Porta, el personaje estrella. Un berlinés buscavidas, ladrón y mujeriego, inconfundible por su sombrero de copa amarillo que usa en lugar del casco reglamentario.

A pesar de ser una banda de tramposos y pendencieros, Sven y sus compañeros cultivan una sana camaradería forjada por los sufrimientos compartidos. Sin embargo, la guerra conseguirá deshumanizarlos poco a poco, como se refleja en las páginas de la novela.

Aunque pudiera parecer que se trata de una simple recopilación de historias bélicas y anécdotas del frente sin mayor interés, La legión de los condenados es una novela muy entretenida y al mismo tiempo dotada de gran profundidad. Sin duda, un alegato antibelicista que nada tiene que envidiar a otras obras mucho más reconocidas como Sin novedad en el frente y otras.

Sven Hassel, una biografía en entredicho

Curiosamente, es la figura del autor la que ha ensombrecido las innegables cualidades de esta novela. Por una parte, el éxito conseguido con su primer libro animó a Hassel a aprovechar el filón. Así llegaron Los panzers de la muerte (1958) y Camaradas en el frente (1960), ambas de notable calidad. Pero se estiró demasiado el chicle con una saga de catorce títulos, algunos de los cuales son francamente decepcionantes.

Como Hassel siempre concibió su primera obra como autoconcluyente, en las continuaciones se vio obligado a «resucitar» a algunos de los personajes que fallecen en la primera novela sin dar más explicaciones. Tampoco tuvo ningún empacho en situarlos en escenarios imposibles, tanto en espacio como en tiempo. Eso no importaba: había que vender más libros.

Si existían dudas sobre la veracidad de lo que se relata en la primera novela, las sospechas quedarían definitivamente confirmadas en las siguientes. Los lectores más críticos detectaron numerosas inexactitudes, errores históricos flagrantes y toda clase de contradicciones. Al final hubo que concluir que todo era fruto de la fantasía de Sven Hassel.

Incluso el propio nombre del escritor era una invención, un seudónimo tras el que se escondía Børge Willy Redsted Pedersen. Pese a lo que cuenta de sí mismo en La legión de los condenados, tanto la vida como el papel jugado por el escritor durante la guerra es un enigma. Parece ser que sí militó en el ejército alemán, pero como voluntario. También parece ser que dedicó más esfuerzos a perpetrar engaños y estafas en la retaguardia que a combatir en el frente.

A mediados de los años 60, el ya entonces exitoso Hassel se mudó a Barcelona, ciudad donde residiría hasta su muerte en el año 2012. Un autor realmente singular que nos dejó, como poco, unas cuantas novelas realmente divertidas, irónicas e interesantes.

2 comentarios en “LA LEGIÓN DE LOS CONDENADOS, Sven Hassel

  1. Me he encontrado con este blog de casualidad y me han bvenido a la mente un montón de recuerdos d emis lecturas de juventud. Me leí casi todas las novelas de esta serie y reí, sufrí y lloré con Porta y sus aventuras. Qué agradables recuerdos. No me importaría releer estas novelas otra vez. Gracias por rescatarlas.
    Saludos desde Zaragoza.
    Ángel

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s