SOY LEYENDA, Richard Matheson

9788445000465.jpgAlgunos de los mejores libros que he leído pertenecen a ese género tan injustamente denostado como es el de la ciencia ficción. Y uno de los que más me impactaron fue Soy Leyenda (1954), de Richard Matheson.

Esta novela, en la que lo fantástico se une al terror clásico, fue escrita muchos años antes del boom de los zombies en la literatura y el cine. En rigor, aquí no hay una invasión de muertos vivientes sino la Humanidad entera convertida en una legión de vampiros por culpa de una bacteria desconocida. Sólo hay un superviviente: Robert Neville. Nuestro protagonista.

La acción transcurre en la ciudad de Los Ángeles, donde Neville vive atrincherado en su casa, convenientemente adaptada para ser convertida en una fortaleza inexpugnable. Todas las noches se congregan centenares de vampiros a su alrededor, tratando de hallar algún modo de entrar y acabar con él.

“¡Sal, Neville!”

Un personaje especialmente de Soy leyenda escalofriante es Ben Cortman, también transformado en vampiro, que cada noche le llama desde el otro lado de la puerta de una forma insistente: “¡Sal, Neville!”.

El asedio se repite cada noche, y Cortman no falta a su cita para insisitr una y otra vez: “¡Sal, Neville! ¡Sal!”. Y aunque el último ser humano sin vampirizar que resiste en el planeta trata de ignorar a sus sitiadores escuchando música clásica y bebiendo whisky, muchas veces se desespera. Más que el peligro, es el sentimiento de soledad lo que más le angustia:

“A pesar de todo lo que tenía o podría tener (excepto, por supuesto, otro ser humano), la vida no prometía más cambios o mejoras (…) La idea de vivir cuarenta años más así le estremecía”.

Pero no será su vecino quien le convenza de que debe salir y rendirse, sino Ruth, otra superviviente que aparece de la noche a la mañana en su vida, como por arte de magia . Pronto Neville descubrirá que Ruth es uno de ellos, una espía infiltrada tras las líneas enemigas, aunque por alguna extraña razón ella puede moverse sin problemas bajo la luz del día (Matheson nos explica más adelante cómo y por qué). Ella derriba la última resistencia de Neville gracias a su enorme poder de convicción:

“Ya no serás un Robinson Crusoe extraño, encarcelado en una isla nocturna rodeada de océanos de muerte”

El desenlace, aunque de entrada pueda parecer previsible, es absolutamente soberbio. El último acto de la novela es brillante y magistral, con un contenido filosófico que realmente trastoca al lector. Me cuesta mucho explicarlo sin spoilers, así que me limitaré a decir que merece la pena leerse la novela de cabo a rabo, disfrutarla página a página y, sobre todo, saborear su magnífico final. No importa si has visto ya la película, la lectura del libro te sorprenderá.

Y es que Soy leyenda ha sido llevada al cine en varias ocasiones, siempre en versiones muy libres. La adaptación cinematográfica más destacada de la novela es la que se hizo en el año 2007, dirigida por Francis Lawrence y protagonizada por Will Smith.

Diferencias con la película de 2007

Ya había leído Soy leyenda antes de que se estrenase la película, así que cuando me senté a verla con mi hijo y con un bol de palomitas, no pude evitar hacerme el listillo y repetir varias veces eso tan odioso de “en el libro esto no era así”.

Estas son las diferencias más destacadas (no incluyo en ellas el final, por si alguien se anima a leer la novela):

soy leyenda.jpg
Escena de la película Soy Leyenda, de 2006

En primer lugar, la razón de la extinción masiva de seres humanos en el original es una bacteria que se trasmite por el aire, no la mutación de un virus en un laboratorio en un intento fallido de acabar con el cáncer, como se explica en el film.

La acción en el libro transcurre en Los Ángeles, no en Nueva York como se explica en la película. Y no hay más humanos supervivientes además de Neville.

El perro que acompaña al protagonista durante toda la película es un añadido de los guionistas. El único perro que aparece en el libro es el que adopta Neville y que muere una semana más tarde.

Pero la diferencia más notable, la que hace el libro una absoluta genialidad y muy superior a la película, es que en la historia original Ruth le revela a Neville un punto de vista distinto de la realidad: tal vez los monstruos no sean los vampiros que aterrorizan al protagonista cada noche, sino él mismo, que vaga por las calles durante el día asesinando a aquellos seres indefensos que duermen en la oscuridad.

“Se cierra el círculo. Un nuevo terror nacido de la muerte, una nueva superstición que invade la fortaleza del tiempo. Soy Leyenda”

Si te ha gustado esta entrada no olvides hacer clic en Me Gusta. Y si quieres leer más reseñas tal vez te interese suscribirte a Un Humilde Lector.

Un comentario en “SOY LEYENDA, Richard Matheson

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s