LA CARRETERA, Cormac McCarthy

9788483468685Es difícil encontrar una historia más triste, angustiosa y desoladora que la que nos cuenta La Carretera (2006), de Cormac McCarthy. Una lectura absolutamente desaconsejada para una persona que pase por un momento anímico bajo, pues esta novela le acabará de hundir sin ninguna duda.

Nos encontramos en un escenario post-apocalíptico de auténtica pesadilla. Aunque no se cuenta de forma explícita, se sugiere que ha habido una guerra nuclear tras el cual el aire, la tierra y el mar han quedado contaminados. Hace frío y apenas sale el sol en un cielo siempre gris. No hay animales, ni comida. La tierra ya no produce alimentos. Es el reino de la muerte, la civilización ha colapsado. Los supervivientes malviven en este escenario dantesco y cruel, acosados por la muerte, el hambre y el miedo. El recuerdo de su vida anterior se difumina hasta el punto que parece que nunca existió.

Los protagonistas son un padre y su hijo pequeño (no se mencionan nombres, el autor sólo se refiere a ellos como “el hombre” y “el chico”) que viajan hacia el mar en busca de una tierra más amable y próspera. Se desplazan siguiendo la carretera, o lo que queda de ella, atravesando tierras baldías, rebuscando entre las ruinas de los pueblos saqueados y escondiéndose de otros embrutecidos supervivientes que roban, violan, asesinan y se comen a sus semejantes. “Los malos”, como los llama el chico.

Confieso que empecé a leer La carretera con un montón de prejuicios. Pensaba que sería otra de esas novelitas de zombies que tan de moda se han puesto en los últimos años (sustitúyase aquí “zombie” por “caníbal”). Pronto me di cuenta de que esto era otra cosa.

roadCAP.jpg

Sin darme cuenta, me vi acompañando al hombre y al niño en su interminable y agotador viaje, sufriendo con ellos, llegando a sentir el horror de vivir en un mundo sin vida pero lleno de peligros. Como ya expliqué en la reseña de Tormenta Roja, los de mi generación crecimos con una idea terrible en la cabeza: la certeza de que la amenaza de una guerra nuclear que destruiría el planeta estaba a la vuelta de la esquina. Tal vez por eso me llegó tanto la historia que cuenta La Carretera, la de un mundo arrasado y hostil,  donde el futuro no existe. ¿No sería mejor morir que seguir viviendo esta vida? Esta es la duda que asalta de forma recurrente al hombre, pero también al chico.

“¿Qué es lo más valiente que has hecho?

El hombre escupió en la carretera una flema sanguinolenta.

Levantarme esta mañana, dijo.”

La novela no está dividida en capítulos, sino que se extiende como una única y larga narración que a menudo da la impresión de caer en la monotonía y la repetición, con diálogos simples y poco expresivos. Sin embargo, se trata de recursos literarios encaminados a acrecentar la sensación de angustia y desesperanza que reina en esta obra. No todo el mundo comparte esta opinión, muchas personas que han leído La Carretera me han dicho que se ha aburrido soberanamente.

Más que ciencia ficción, habría que incluir una novela como esta en la categoría de aventura épica, cargada de lirismo en algunos momentos y de terror puro en otros. En cualquier caso, Cormac McCarthy recibió grandes halagos y reconocimientos por esta obra, con la que ganó en 2007 el premio Pulitzer. Dos años después la historia fue llevada al cine, con Viggo Mortensen en el papel protagonista.

Si te ha gustado esta entrada no olvides hacer clic en Me Gusta. Y si quieres leer más reseñas tal vez te interese suscribirte a Un Humilde Lector.

2 comentarios en “LA CARRETERA, Cormac McCarthy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s