LA GUERRA DE LAS SALAMANDRAS, Karel Čapek

la-guerra-de-las-salamandras.jpgAlgunas novelas han sido injustamente tratadas por la historia y languidecen a la sombra de otras más populares y no necesariamente mejores. La guerra de las salamandras (1936), de Karel Čapek, es una de ellas.

Tal vez la culpa de este ninguneo haya que atribuírselo al propio autor, que escogió la sátira para contar este relato que chapotea en los géneros de la fantasía, la novela de aventuras, la ciencia ficción y la distopía.

Ese tono satírico le costó al autor checo que la novela no fuera tomada en serio, aunque por otra parte este aspecto hace la lectura más amena y fresca. El tiempo debería hacerle justicia.

La guerra de las salamandras comienza como una clásica novela de aventuras: en algún lugar de los mares del sur,  el Capitán J. van Toch (personaje carismático donde los haya) descubre una colonia de salamandras tan grandes como seres humanos en una isla alejada de las rutas marítimas. Estos seres se revelan como magníficos buceadores y cazadores de perlas.

Van Toch siente especial cariño por estas criaturas y, aunque obtiene lucro con su trabajo, contribuye a mejorar sus condiciones de vida: les dota de herramientas y armas para que se protejan de los tiburones y les ayuda a encontrar nuevos lugares donde vivir.

Newts2.jpg

Sin embargo, también por su culpa las salamandras acabarán convertidas en mercancía, explotadas y maltratadas sin compasión. El capitalismo descubre en ellas una valiosa fuerza laboral para trabajos de ingeniería submarina cada vez más ambiciosos. Lo que antes era una quimera ahora es posible. De la mano de las salamandras llegará una era de prosperidad y progreso nunca antes vista en la historia: la Era de las Salamandras.

“La humanidad no considera misterioso lo que le sirve y beneficia, sino lo que le perjudica o amenaza. Y, como según se demostró, las salamandras eran seres altamente provechosos en varios aspectos, fueron simplemente aceptadas como algo perteneciente al curso racional de los acontecimientos”.

largeMientras esto sucede, el mundo descubre que las sumisas salamandras no sólo son capaces de hablar, sino que también poseen una inteligencia insospechada.

Su impacto en la economía se dejará sentir también en la sociedad, la cultura y la política mundiales. Por ejemplo, Čapek relata de forma ácida las reacciones de la ciencia…

“Gente todavía más experta dijo que dicha clase de salamandras no estaba reconocida científicamente y que, por tanto, no existían”.

…de la religión…

“La Iglesia Católica tomó la decisión de que el bautizo de las salamandras era completamente innecesario porque, al no ser éstas descendientes de Adán, no habían heredado el Pecado Original”.

…o de las diferentes ideologías políticas…

“El primer reconocimiento internacional y básico de las salamandras como nación fue contenido en la famosa proclama de la Internacional Comunista, dirigida a todas las salamandras oprimidas y revolucionarias del mundo“.

Nada se escapa a la despiadada ironía de Čapek. Especialmente en la segunda parte de la novela, la crítica es tan demoledora que casi roza la misantropía. Como era de esperar, a los codiciosos humanos, el asunto se les acaba yendo de las manos.

capek_karel1
Karel Čapek (1890-1938)

En la tercera y última parte, La Guerra de las Salamandras deja de ser una peculiar ucronía para transformarse en una angustiosa distopía. Las salamandras ya superan a los humanos en número y en voluntad. Adquieren conciencia de clase, de especie, de nación, y toman el mando de su destino. El ser humano se ha convertido en un obstáculo para su futuro. Parece que la madre naturaleza ha hecho su elección. Así lo expresa en su obra El ocaso de la humanidad un tal Wolf Meynert:

“Sí, ya es tiempo de que escriba un epílogo a la Historia de la Humanidad”

¿Sobrevivirá la humanidad a este desafío? El autor lo deja en el aire. Al fin y al cabo, el desenlace es lo de menos. Lo importante es la lucidez de la novela y de su autor a la hora de retratar a sus congéneres. Muy recomendable.

Si te ha gustado esta entrada no olvides hacer clic en Me Gusta. Y si quieres leer más reseñas tal vez te interese suscribirte a Un Humilde Lector. También puedes invitar a un café a este humilde lector a través de PayPal.

 

6 comentarios en “LA GUERRA DE LAS SALAMANDRAS, Karel Čapek

  1. El año pasado descubrí a Capek con RUR, y se convirtió en una de las mejores lecturas del año. Sin duda me haré con La Guerra de las Salamandras que por lo que cuentas, tiene toda la pinta de que me va a encantar ¡Muchas gracias por la reseña!

    Me gusta

    1. Hola Alicia,
      Gracias a ti por comentar. Ya me contarás qué te ha parecido la novela cuando la hayas leído. Espero que te guste tanto como a mí.
      ¡Un saludo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s