LA EDAD DE LA PENUMBRA, Catherine Nixey

51AfHGgAWmLEste ensayo histórico llegó hace un par de años a las librerías envuelto en polémica. Y desde el primer momento llamó mi atención.

En La Edad de la Penumbra (2017), la británica Catherine Nixey repasa los últimos siglos del Imperio Romano durante los cuales tuvo lugar la destrucción del mundo clásico por parte del cristianismo.

Yo crecí con esa idea ingenua de que  la famosa Venus de Milo y otras esculturas clásicas habían sido destrozadas por los invasores germánicos (lo cual es cierto, aunque sólo parcialmente). En realidad, las grandes destrucciones corrieron a cabo de las dos grandes religiones monoteístas: el Cristianismo primero y el Islam más tarde.

No puede resultar tan sorprendente. En la propia Biblia se clama así contra los paganos: “Y derribaréis sus altares, y quebraréis sus imágenes, y sus bosques consumiréis con fuego; y destruiréis las esculturas de sus dioses, y extirparéis el nombre de aquellas de aquel lugar”.

Cristianismo-Imperio-Romano

También crecí con la imagen beatífica de los primeros cristianos, víctimas inocentes de los crueles y abyectos romanos, que les lanzaban sin ningún miramiento a la arena para que fueran devorados por las fieras del circo. Pero con los años, y después de leer y estudiar mucho el Imperio Romano, mis opiniones cambiaron, incluso antes de que Catherine Nixey lo escribiera:

“El cristianismo no sólo ganó partidarios, sino que prohibió que la gente adorara a los antiguos dioses romanos y griegos”.

Imposible no establecer ciertos paralelismos con la sociedad actual, donde muchos colectivos han pasado de defender su derecho a existir a exigir a los demás que piensen y actúen como ellos.

Curiosidades_de_la_historia-Asesinatos-Mujeres-Historia_410719696_127077666_1706x960
Grabado sobre el asesinato de Hipatia de Alejandría en el año 415 a manos de una turba de fanáticos cristianos

Los intelectuales del imperio tardío, como Celso, lamentaban que sus semejantes se hubieran librado de la superstición de la adoración a los antiguos dioses para caer en el fanatismo religioso de los cristianos. La misma reflexión que haría Chesterton siglos después: Cuando se deja de creer en Dios enseguida se cree en cualquier cosa“.

Pero el proceso era imparable. Tan eficaz fue la destrucción del mundo clásico que del propio Celso sólo sabemos algo gracias a las menciones que hacen en sus escritos sus detractores, todos ellos cristianos. Toda la ingente obra de este filósofo fue a parar al fuego. Fue un sacrificio inevitable, uno de muchos. Se estaba gestando una nueva era.

kVQAXahzs_1200x630__1

Alabanzas y críticas

Como es lógico, un ensayo de esta temática, escrito con tanta pasión y en el que la autora toma partido claramente, no podía dejar a nadie indiferente.

Las dimensiones de la catástrofe cultural que supuso la imposición del cristianismo dentro del imperio son abrumadoras. Las imágenes de los dioses y héroes que han sobrevivido nos han llegado mutiladas o desfiguradas con la señal de la cruz sobre sus ojos. Se destruyeron templos y obras de arte, se prendió fuego a las arboledas sagradas y los perseguidos se transformaron en implacables perseguidores del libre pensamiento.

“¿Acaso nos hemos muerto y solamente nos parece estar viviendo, griegos?”

Pero todavía produce más espanto es la cifra estimada de obras literarias y estudios científicos perdidos para siempre. Lo que nos ha llegado, gracias a la labor de los copistas medievales realizadas en los monasterios, es sólo una pequeñísima parte de lo que una vez fue.

616897_1
Catherine Nixey

Sin embargo, voces especializadas también han acusado a Catherine Nixey, que no es historiadora, de ser poco objetiva y escasamente rigurosa. Se ha dicho de ella que escribió La Edad de la penumbra desde sus propios prejuicios y probablemente condicionada por sus años de educación religiosa estricta a manos de unos padres ultra-religiosos.

En definitiva, según estos detractores la obra sería algo así como un ajuste de cuentas de la autora con su infancia y la educación recibida. Puede que sea cierto, aunque no estoy seguro de hasta qué punto esto invalida sus argumentos.

¿Vamos hacia una nueva Edad Media?

Esto que explico a continuación es solamente una idea que me pasó por la cabeza al leer La edad de la penumbra. Igual que me sucedió cuando tuve en mis manos Sumisión de Houllebecq, me ha resultado imposible no relacionar lo leído con la realidad del momento.

¿Cómo no establecer paralelismos entre aquellos paleocristianos que derribaban y mutilaban estatuas de dioses paganos y los antifas que hoy hacen lo propio con las de Churchill, Fray Junípero Serra, Cervantes y tantos otros? Unos se amparaban el la “voluntad de Dios”, otros lo hacen hoy en nombre del antirracismo, el anticapitalismo o lo que sea.

img2.rtve.es

Y si sólo se tratara de vandalizar estatuas y monumentos… También se clama contra el cine, la literatura, el arte… Todo lo que resulta ofensivo ante sus ojos debe ser censurado, negado, aniquilado.

Los primeros cristianos destruyeron el legado clásico (por mucho que después se hicieran admirables esfuerzos por preservar lo que había sobrevivido al desastre) y lo que vino después fue una larga época oscura conocida como la Edad Media. ¿Nos encontramos ahora en el mismo punto? ¿Se asoma la civilización occidental a un nuevo Medievo?

Si te ha gustado esta entrada no olvides hacer clic en Me Gusta. Y si quieres leer más reseñas tal vez te interese suscribirte a Un Humilde Lector. También puedes invitar a un café a este humilde lector a través de PayPal.

2 comentarios en “LA EDAD DE LA PENUMBRA, Catherine Nixey

  1. Hola Daniel,
    Aunque no comento nunca, sigo regularmente tu blog por sus valiosas reseñas. Más de una vez me he comprado/descargado un libro después de haber conocido tu opinión aquí.
    Pero esta vez me he animado a escribir porque no acabo de entender tu comparación entre los cristianos de hace dos mil años y el movimiento BLM.
    Creo que he leído en tu blog varias veces que es un error caer en el presentismo, es decir, juzgar los hechos del pasado con los ojos de hoy (estoy completamente de acuerdo en eso) pero compruebo con asombro que esta vez tú te has saltado tu propia norma.
    Por otra parte, el libro de Nixey, que también he leído y disfrutado, me pareció magnífico. Ciertamente es un poco imparcial, incluso puede resultar ofensivo para algún que otro creyente, pero sin duda levanta las simpatías de los amantes del mundo clásico, como tú y yo.
    No sé, me ha parecido que has querido equilibrar esa adhesión a lo clásico y por tanto, el rechazo al cristianismo, con una alusión al movimiento BLM que no viene a cuento. ¿Quizá para hacerte perdonar ante tus lectores más conservadores?
    Saludo cordial,
    Rafa Jiménez

    Me gusta

    1. Hola Rafa,
      Te agradezco el comentario y también que seas fiel seguidor de ‘Un humilde lector’, aunque como podrás imaginar estoy bastante en desacuerdo.
      Para empezar, no menciono a ninguna parte al movimiento BLM, sólo me refiero a los autodenominados ‘antifa’ que se dedican a derribar estatua, destruir el patrimonio cultural de occidente e intentar algo tan osado como borrar la historia o reescribirla de nuevo a su gusto.
      Por otra parte, me acusas de caer en el presentismo, pero en realidad no estoy opinando sobre lo que ocurrió hace dos mil años, sino sobre lo que sucede ahora.
      Tampoco entiendo eso de mis ‘lectores más conservadores’. No sé quiénes son, y si los hay, pues todo mi respeto hacia ellos y hacia la opinión de cualquiera. Tampoco necesito hacerme perdonar por ellos ni por nadie.
      Por último tengo que disentir en algo más: amar al mundo clásico no lleva aparejado necesariamente tener que rechazar otras culturas o religiones. Tú y yo, nos guste o no, somos una suma de todo eso: Grecia, Roma, la tradición judeocristiana y mil influencias más.
      Saludos.

      Me gusta

Responder a Rafa Jiménez Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s