FAHRENHEIT 451, Ray Bradbury

9788445071168Todos en pie, pues hoy vamos a hablar de uno de los grandes de la ciencia ficción: Ray Bradbury. Pero nos centraremos concretamente de una de sus obras más célebres y que forma junto a 1984 de George Orwell y Un mundo feliz de Aldous Huxley, la santísima trinidad de las novelas distópicas por antonomasia. Nos referimos, obviamente a Fahrenheit 451.

Para los amantes de la lectura resulta difícil imaginar un futuro más terrorífico y opresivo que el que Bradbury nos dibuja en esta novela: una sociedad donde los libros están prohibidos y en la que se persigue y castiga a los que cometen el delito de poseerlos, incluso si ni siquiera se han atrevido a leerlos.

Y es que los libros, como todo el mundo sabe, pueden ser muy peligrosos.

“Un libro en manos de un vecino es como un arma cargada.”

En el mundo de Fahrenheit 451 (1953), la función principal de los bomberos no es extinguir fuegos sino quemar libros (451 ºF, es decir, 232,8 ºC, es la temperatura a la que el papel se inflama y arde). Y precisamente es un bombero el personaje protagonista de esta historia: Guy Montag.

Obviamente, esta sociedad entregada al hedonismo que ha renunciado a leer (y por tanto a aprender y a pensar), está completamente sometida. Peor aún, en ella la gente ni siquiera es consciente de que vive en una felicidad falsa y artificial. Televisión, tranquilizantes, apatía y conformismo componen la receta perfecta para que todo el mundo viva prisionero dentro de una gran cárcel de muros invisibles.

“La televisión, esa bestia insidiosa, esa medusa que convierte en piedra a millones de personas todas las noches mirándola fijamente, esa sirena que llama y canta, que promete mucho y en realidad da muy poco.”

Pero Guy Montag, sospecha que debe haber algo más. Un día, la curiosidad le vence y, durante una misión, esconde uno de los libros que supuestamente debía destruir y se lo lleva a casa. Con miedo y muchas precauciones, empieza a leer. Ha cruzado la línea. Su vida jamás volverá a ser la misma.

A partir de ahí la novela se desarrolla a un ritmo trepidante, aunque con momentos que obligan al lector a detenerse y reflexionar. Y con un final magistral. Todas esas virtudes reunidas hicieron a Fahrenheit 451 merecedora de recibir el Premio Hugo, eso sí, 50 años después de su publicación.

Ray-en-despacho
Ray Bradbury (1920-2012), uno de los grandes de la ciencia ficción.

Por último, sólo cabe preguntarse si nuestra sociedad actual, donde los jóvenes (incluidos los universitarios) cada vez leen menos, camina poco a poco hacia ese terrorífico futuro imaginado por Ray Bradbury. ¿Acaso no somos todos ya un poco como la mujer de Montag, pendientes todo el día de la tele y de la pantalla del móvil, sintiendo que nos invade la ansiedad y el vacío cuando no tenemos conexión a internet?

Por eso vale la pena volver a leer Fahrenheit 451, novela profética de Ray Bradbury, un libro visionario que pone los pelos de punta.

Si te ha gustado esta entrada no olvides hacer clic en Me Gusta. Y si quieres leer más reseñas tal vez te interese suscribirte a Un Humilde Lector.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s