HIJOS DE LOS HOMBRES, P.D. James

hijos07P.D. James, la reina británica de la novela policíaca, decidió un buen día salirse de su temática habitual y realizar una incursión en el territorio de la distopía. El resultado, una magnífica y perturbadora novela: Hijos de los hombres (1992).

Se trata de una nueva versión del apocalipsis aunque desprovista de zombies, virus asesinos, meteoritos o invasores extraterrestres. En The Children of Men la acción nos sitúa en el año 2021 y la Humanidad se enfrenta a la extinción por un motivo tan simple como terrible: las mujeres han perdido su capacidad de reproducirse, ya no nacen niños. Los últimos, que vieron la luz en la década de los 90, son los llamados Omega.

Este panorama desolador ha sumido al mundo entero en un caos. Sin esperanza en el futuro, reinan el nihilismo y la anarquía. Unos se entregan a la violencia y otros se refugian en la religión. Las ciudades mueren lentamente.

“El hombre que vive sin conocimiento de su pasado es un hombre incompleto, pero el que vive sin la esperanza de un futuro se convierte en una bestia”.

El fin parece más cercano que nunca. Algunos, como un compañero de Theo Faron de la universidad de Oxford, se plantea la cuestión de un modo frío, fatalista y distante:

“De los cuatro mil millones de formas de vida que han existido en este planeta, tres mil millones novecientos sesenta mil se han extinguido (…) A la luz de estas extinciones masivas, realmente parece irracional suponer que el Homo Sapiens debería estar exento. Nuestra especie habrá sido una de las más cortas, un simple parpadeo, se puede decir, en el ojo de los tiempos “.

Sin embargo, en el Reino Unido se mantiene cierto orden gracias a la implantación de una dictadura, la de Xan Lyppiat, el autoproclamado Guardián de Inglaterra.

children-of-men-playground.jpg
Fotograma de la adaptación al cine de Hijos de los hombres (2006), dirigida por Alfonso Cuarón y protagonizada por Clive Owen.

El Protector controla la situación con medidas drásticas: para mantener el estado de bienestar en una sociedad sin reemplazo generacional, importa trabajadores extranjeros que son deportados a sus países de origen después de su jubilación, mientras que los delincuentes y disidentes son desterrados a la isla de Man, convertida en una gigantesca prisión.

El Átropos

Toda la población es sometida a denigrantes inspecciones de fertilidad, porque no se ha perdido del todo la esperanza. Sin embargo, después de 25 años no se ha obtenido ningún resultado positivo.

Pero hay más: También se ha instituido el Átropos, una especie de suicidio colectivo organizado y disfrazado de ritual místico, donde no faltan los cánticos y vestidos blancos. Los ancianos, que ya no tienen lugar en este mundo cada vez más pequeño y difícil, son conducidos en embarcaciones hacia alta mar, donde morirán.

P.D. James Hijos de los hombres
P.D. James (1920-2014)

Puede que uno de los mejores pasajes de esta novela sea precisamente la descripción de uno de esos Átropos con toda su crudeza.

Todo en suma, dibuja una atmósfera gris y opresora que en algunos momentos recuerdan a la de 1984, de George Orwell, la distopía por antonomasia, que por cierto también se sitúa en tierras británicas. Pero mejor no hacer comparaciones, en este caso por el bien de P.D. James.

Los Cinco Peces

Theo Faron, protagonista de la historia, es un profesor de universidad divorciado que contempla consternado cómo la civilización se hunde y el mundo desaparece ante sus ojos, pero que no está dispuesto a hacer nada por cambiarlo. De hecho, ni siquiera cree que eso sea posible, aunque pronto cambiará de opinión.

“Su rol autoimpuesto de espectador era bastante digno y muy seguro, pero ante ciertas abominaciones un hombre no tiene más opción que salir a escena”.

En su juventud, Theo fue un estrecho amigo de Xan, ahora convertido en el líder supremo del Reino Unido. Es por este motivo que un grupo de disidentes (autodenominado Los Cinco Peces), entrarán en contacto con él con la idea de que pueda transmitirle sus quejas y exigencias al Protector.

Los Cinco Peces son dos mujeres y tres hombres, en realidad un grupo aparentemente bastante inofensivo, incluso ridículo a ojos de Theo. Pero sucederá algo imprevisto y maravilloso que finalmente le convencerá de que vale la pena luchar e incluso poner en riesgo la propia vida.

Y ya no puedo seguir contando para no destripar la novela, que es al fin y al cabo una lectura entretenida (cuando uno escribe tan bien, y P.D. James lo hacía, el género no importa), llena de connotaciones religiosas y de numerosos momentos que emocionan y estremecen.

Si te ha gustado esta entrada no olvides hacer clic en Me Gusta. Y si quieres leer más reseñas tal vez te interese suscribirte a Un Humilde Lector.

2 comentarios en “HIJOS DE LOS HOMBRES, P.D. James

Responder a Daniel Terrasa Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s