ENVIADA ESPECIAL, Jean Echenoz

Cuando empiezas a leer una novela de Jean Echenoz parece como si el propio autor se sentara a tu lado, ayudándote a pasar las páginas y comentando la historia a medida que esta avanza.

Eso que en el mundo del teatro llaman “romper la cuarta pared”, Echenoz lo hace de maravilla. En Enviada especial (2016) queda bien demostrado, una vez más. Cierto es que a no todo el mundo le gusta esta afición del escritor francés por “compadrear” con el lector, pero a mí me resulta un recurso simpático, siempre que no se abuse de él. Quien haya leído otras obras del autor, como por ejemplo Me voy, ya sabe dónde se mete. Lo amas o lo odias.

Enviada especial es una novela de espías, aunque en algunos momentos parece cualquier otra cosa. Constance es el centro de una muy enrevesada trama urdida por los servicios de inteligencia franceses (aunque lo de “inteligencia” se pone en entredicho en varias ocasiones). Ella será “reclutada” para llevar a cabo una importante misión de infiltración en Corea del Norte.

Es curioso que la mayor parte de la novela se centre en narrar el periodo de cautiverio de la chica y sólo la parte final (donde hay más acción) se dedica a la misión en sí. Hasta ese momento, Constance es un personaje pasivo alrededor del cual una pléyade de personajes que viven sus vidas. Usando el mismo recurso que emplea Echenoz dirigiéndose al lector…

“Nos centraremos ahora en el marido de Constance, si no les importa”

De hecho, al principio parece que el protagonista va a ser el ex de Constance, Lou Task, un productor y compositor musical venido a menos cuyo momento de gloria, allá por los años 80, ha quedado atrás. Luego aparece en escena el antiguo amigo y casi siervo de Task, el cual acabó en la cárcel tiempo atrás por su culpa y ahora parece llevar una existencia anodina. O tal vez no tanto.

Hay que mencionar también que la descripción de Corea del Norte, en la que yo había puesto tantas esperanzas, apenas se queda en la superficie. Con más clichés que datos interesantes. Pero supongo que este aspecto no es reprochable, dado que estamos hablando de la dictadura más hermética del planeta. Si se busca una visión desde dentro de ese infierno en la Tierra es mejor leer Evasión del campo 14 por ejemplo.

En la historia abundan las chapuzas y los malentendidos, muchos de ellos protagonizados por los “guardianes” de Constance. Hay grandes dosis de ironía y humor negro. Y sin embargo, tampoco se trata de una comedia. En algunos momentos la obra adquiere las hechuras de una novela negra y en otros parece un guion de cine. Pero en todo momento el relato fluye, sin perder ni un gramo de interés.

Así de complicado es describir Envoyée spéciale, una novela que presenta una trama compleja narrada de una forma sencilla y amena, al estilo Echenoz. Muy entretenida.

Si te ha gustado esta entrada no olvides hacer clic en Me Gusta. Y si quieres leer más reseñas tal vez te interese suscribirte a Humilde Lector.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s