A CINCO LUNAS DE LA TIERRA, Raúl de la Flor

La Tierra ha dejado de ser un lugar amable, ahora es una especie de yermo hostil donde los últimos humanos sobreviven como nómadas que han perdido la memoria del mundo anterior. En este desolado escenario Raúl de la Flor nos presenta la trama de su novela A cinco lunas de la Tierra (2020).

El protagonista es Sendero, un enigmático viajero procedente del Valle, tal vez el único reducto fértil del planeta. Los nómadas le han hallado junto al cuerpo sin vida de Caradeplata, uno de los miembros de su tribu. El desconocido lleva un cuchillo en la mano con el que supuestamente le ha dado muerte.

Sendero, que proclama su inocencia, es acogido por la tribu más como prisionero que como invitado. Es necesario que explique qué ha sucedido. Sin embargo, su memoria está casi vacía. A medida que el grupo avanza por la tierra seca y muerta en busca de agua y alimento, el extraño va recuperando los recuerdos y cuenta historias increíbles sobre sus orígenes y sobre el pasado y el futuro de la humanidad.

Es el propio Sendero quien parece sorprenderse a sí mismo con sus propios recuerdos. Les habla del Valle, un lugar donde sus habitantes se rigen por las estrictas leyes que dicta la Costumbre, y de un personaje desconcertante que habita en una cueva, alejado de todo y de todos: el Viejo. Éste ha revelado a Sendero secretos como la escritura y le ha hablado de los tiempos pretéritos, con palabras cuyo significado también se ha perdido.

“Soy la memoria del mundo y me estoy muriendo”.

A medida que Sendero va explicándose, la desconfianza entre los nómadas se va disipando. Sin embargo, las cosas que cuenta son demasiado increíbles, como por ejemplo la advertencia de que los hombres un día que abandonaron el planeta y viajaron a las estrellas ya están listos para regresar. Han esperado a que la Tierra se recuperase de la destrucción que ellos mismos provocaron y ahora van a volver a reclamar lo que consideran de su propiedad. “Ahora son hombres al acecho, esperando el momento oportuno para regresar”, tal y como los describe el Viejo.

Pero la historia discurre por caminos insospechados y nos depara en su desenlace una serie de sorpresas finales.

Un mundo post-apocalíptico

A cinco lunas de la Tierra es un relato teñido de cierta tristeza. Los despojos de la humanidad que malviven sobre un planeta herido de muerte no son ni la sombra de la especie que una vez dominó el mundo. Sin embargo, el espíritu humano con todas sus luces y sombras sigue vivo. El amor, el odio, el miedo, la curiosidad, la esperanza… Todo es perfectamente retratado en las personalidades de cada uno de los miembros de la tribu.

La novela comparte algunas de las características de obras clásicas de la ciencia ficción post-apocalíptica, sin alcanzar el desgarro de La Carretera, de Cormac McCarthy, pero tampoco sin caer en el ingenuo optimismo de La Tierra permanece, de George R. Stewart, por citar dos grandes ejemplos del género.

Si hay que destacar alguna referencia literaria en esta novela, la más interesante es la de Fahrenheit 451, de Ray Bradbury, en el fragmento en el que el Viejo muestra a Sendero los esfuerzos de los hombres para conservar el conocimiento y evitar que se pierda para siempre:

“Decidimos conservar exclusivamente los libros necesarios para poder recordar cómo era la Tierra antes y cómo era el hombre que la habitaba”.

Es indudable que A cinco lunas de la Tierra cuenta con indudables virtudes que la convierten en una lectura atractiva, especialmente para los aficionados a la ciencia ficción de tipo especulativo. No en vano esta novela fue finalista del II Premio de Novela de Ciencia Ficción Ciudad del Conocimiento.

Raúl de la Flor, autor de A cinco lunas de la Tierra

En mi opinión, el aspecto más excitante es el desafío de los últimos humanos aferrándose a la vida y luchando por sobrevivir en un mundo que no les puede ofrecer más que muerte y dolor. Todo esto tiene cierto componente épico que en algunos momentos llega a resultar estremecedor:

“Pero a esas tribus es raro volverlas a ver por el Oasis; les cuesta navegar, se arrastran sin el temor suficiente por el desierto, no saben que la muerte descansa plácidamente a la sombra de cada grano de arena, no entienden que su vida depende de cada paso que den”.

También es cierto que el ritmo de los primeros capítulos me pareció algo lento, pero esto es necesario para introducir al lector de forma adecuada dentro de la historia, mucho más compleja y fascinante de lo que cabe esperar cuando uno la empieza a leer.

En definitiva, A cinco lunas de la Tierra me ha parecido una interesante lectura para disfrutar con calma y para reflexionar. Puedes adquirirla aquí:

A CINCO LUNAS DE LA TIERRA, Raúl de la Flor

Si te ha gustado esta entrada no olvides hacer clic en Me Gusta. Y si quieres leer más reseñas tal vez te interese suscribirte a Un Humilde Lector. También puedes invitar a un café a este humilde lector a través de PayPal.

10 comentarios en “A CINCO LUNAS DE LA TIERRA, Raúl de la Flor

  1. “Un punto de luz en medio de tanta oscuridad”. La tierra es un lugar hostil para vivir, pero todavía quedan muchos humanos que merecen la pena. Los personajes de “A cinco lunas de la tierra” enamoran. Vamos, te los quieres llevar a casa. Es una novela de ciencia-ficción para estos días inciertos y su premisa es completamente verosímil. ¡Bravo por Raúl! Es su primera novela, sí, pero escribe bien y, sobre todo, su imaginación y humanidad son desbordantes. Yo disfruté mucho leyéndola.

    Le gusta a 2 personas

      1. Seguimos escribiendo, estoy dale que te pego con la segunda 🙂 Da mucho trabajo, pero disfruté un montón escribiendo esta primera novela, y si encima está llegando a la gente, pues me de ánimos para seguir…

        Le gusta a 1 persona

  2. Hola.
    La verdad es que da gusto ver cómo la ciencia ficción está viviendo una era dorada en nuestro país después de estar tantos años marginada. Leí tus otras reseñas sobre “Renacer” y “Como si no hubiera un mañana”, libros de autores españoles independientes que llamaron mi atención, aunque no tuve tiempo de descargarme los libros y leerlos. Me apunto este también.
    Por cierto, has leído “Amanecer”, de A. Cobos? Me gustaría saber tu opinión.
    Saludos.
    Luis

    Le gusta a 2 personas

    1. Hola Luis.
      Gracias por tu comentario. Es cierto, se diría que la ci-fi, siempre tan infravalorada, vuelve con fuerza. Ya me contarás tus impresiones cuando leas estos títulos.
      ¿A. Cobos? No conozco a ese autor, pero tomo buena nota.

      Le gusta a 1 persona

    2. Hola, Luis.
      Me apunto también a los autores que comentas. Es verdad que en castellano a la ciencia ficción se la mira por encima del hombro. Muy al contrario que el la literatura anglosajona, que novela como Frankenstein, 1984, Un mundo féliz o La naranja mecánica suelen estar el las listas de las mejores obras literaria. Pues ya nos cuentas si te animas a leerla
      Un saludo
      Raúl

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s