LA BATALLA DE OCCIDENTE, Éric Vuillard

El primer libro que leí de Éric Vuillard fue El orden de día, con el que descubrí esa fórmula literaria “marca de la casa” a medio camino entre la novela y el manual de historia.

Así que tenía mucho interés en conocer algunas de sus obras anteriores, en especial La batalla de occidente (2012), cuyo tema central es la I Guerra Mundial, contada con su peculiar estilo a través de trece episodios concretos.

No es un libro de historia en el sentido estricto de la palabra (para eso hay otros, y muy buenos), no aporta datos nuevos ni análisis técnicos. Sin embargo, brinda al lector una serie de reflexiones muy interesantes que, en ocasiones, ofrecen un punto de vista muy particular sobre diferentes aspectos de la Gran Guerra.

La cuestión es que, aún cuando ha pasado más de un siglo desde aquel absurdo y monumental festín de muerte que fue la Primera Guerra Mundial, el interés del público parece seguir vivo.

“Una nueva clase de guerra en la que la industria la carne iban a dar, juntas, un fabuloso ejemplo de despilfarro. Moloch pedía bebida y comida. Las naciones crédulas enviaron a sus jóvenes. fue una carnicería”.

Con las celebraciones del centenario del inicio y del fin del conflicto se reeditaron ensayos y novelas sobre el tema. Incluso se publicaron textos históricos inéditos (yo compré en Francia una sobrecogedora recopilación de cartas de soldados desde el frente titulada Paroles de Poilus, un libro que pone los pelos de punta).

Pero La batalla de occidente es diferente a todo esto. Cada capítulo viene precedido por una fotografía ya de por sí enormemente evocadora. Los hechos explicados son de sobra conocidos por cualquier aficionado a la historia (el perverso juego de alianzas, la ofensiva Schlieffen, las carnicerías del Somme y Verdún, las heridas en la tierra y en toda una generación de jóvenes europeos…), pero en mi opinión es especialmente cautivador el relato del atentado de Sarajevo, la chispa que enciende el conflicto armado.

Gracias al estilo particular de Vuillard, la lectura de La bataille d’Occident se hace amena y delicada, incluso a la hora de narrar los hechos más terribles de una guerra monstruosa que se llevó por delante la vida de diez millones de personas y que supuso la caída de tres imperios.

“¿Quiénes somos? ¿Qué hacemos aquí, entre cadáveres, en esa extraña insensibilidad del mundo? Nada. No hacemos nada. En el hospital he visto a heridos muy graves envueltos en sus vendajes de gasa, con la cruz de guerra prendida en el busto. Detrás del muro he visto las tumbas”.

Grandísimo libro, tanto por el tema como por la forma de contarlo.

Te animo a leer otras reseñas de libros sobre la Primera Guerra Mundial, reseñados en este blog:

Si te ha gustado esta entrada no olvides hacer clic en Me Gusta. Y si quieres leer más reseñas tal vez te interese suscribirte a Un Humilde Lector.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s